Cómo cuidar la piel en invierno

El frío ya se ha instalado en nuestra cotidianidad, pero podemos llevar a cabo ciertas acciones que conseguirán aminorar las consecuencias del invierno en nuestro rostro.

Durante el invierno, la piel se expone a condiciones adversas como el frío, el viento y la humedad que provocan un gran impacto. Los dermatólogos afirman que los cambios de temperatura y humedad de cada estación son los principales factores que condicionan nuestra piel. 

Así que, aunque esta reacción dependerá de factores como nuestra genética, nuestro tipo de piel, o el nivel de exposición, hay que tener en cuenta que para que nuestra piel no reaccione de forma repentina necesitamos tenerla preparada y consistente. Y para ello debemos ajustar nuestra rutina para asegurarnos un buen cuidado de la piel. 

¿Cómo afecta el frío a nuestra piel?

El frío causa vasoconstricción en los capilares de la piel, estos se contraen disminuyendo la irrigación. Como consecuencia no llega suficiente oxígeno ni nutrientes a las células de la epidermis, dejando la piel con un aspecto mate y apagado. 

También se retrasa el ciclo de renovación celular y se acumulan células muertas, causando sensación de tirantez y falta de confort debido a que esta capa impide que la secreción sebácea natural de la piel llegue a la superficie para lubricar y nutrir la epidermis, dejando la piel seca y sensible. 

A pesar de las lluvias y la nieve, la humedad del aire suele descender y el ambiente se vuelve más seco; esto provoca que la epidermis se altere por efecto de la deshidratación. 

El frío adelgaza la capa córnea y la consecuencia visible es un efecto similar a la piel seca.

Así pues, signos como la descamación, el enrojecimiento, picazón, irritación, grietas, textura áspera… se pueden convertir en nuestra realidad. 

¿Qué podemos hacer para minimizar estos síntomas de la piel?

LIMPIEZA 

Se deben realizar lavados suaves y no agresivos con el agua siempre templada para evitar que los cambios de temperatura provoquen arañas vasculares. 

Organic Powder Clenaser es la mejor opción para conseguir esta limpieza con la mayor tolerancia. Su fórmula de activos 99% naturales incorpora prebióticos que refuerzan la función barrera y reequilibran la microbiota de la piel, minimizando irritaciones y la reactividad en nuestro rostro. 

HIDRATACIÓN 

Una buena hidratación es la clave para formar una barrera protectora contra los agentes externos y cambios de clima. 

Absolute Defense Cream garantiza una hidratación intensa y de larga duración con un activo patentado que preserva los niveles óptimos durante más de 24h, a la vez que maximiza la protección frente a agresiones externas y estimula el sistema inmune de la piel. 

Además de ácido hialurónico, niacinamida y antioxidantes…contiene Trehalosa, un activo que caracteriza una planta conocida como “la planta de la resurrección” que es capaz de replegarse en condiciones de sequedad extrema como si estuviera muerta sintetizando este activo de manera que, cuando se seca, vuelve a rehidratarse, brota de nuevo. 

Este activo nos ayudará con un plus para conseguir resistencia en cuanto a hidratación profunda regalando a nuestra piel su capacidad de revertir condiciones extremas de deshidratación. 

Escrito por Laura

Dejar un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados